¿Cuáles son las señales de advertencia de una relación abusiva?

Todos tenemos discusiones, y todos estamos ocasionalmente en desacuerdo con nuestras parejas, familiares u otras relaciones cercanas.

Pero si estos desencuentros empiezan a repetirse con cierta frecuencia, y comienzas a tener miedo de tu pareja, entonces estamos ante un indicio de violencia doméstica. Puede que sientas que no tienes potestad sobre tu propia vida y que, al contrario, está siendo controlada por tu pareja.


Puedes leer más abajo un listado de señales de advertencia que pudiesen ayudarte a comprender mejor tu situación. Cualquiera de estas señales es grave. No tienes que experimentar varias de estas señales, ni todas, para que puedas calificar tu relación de abusiva:

  • Tienes miedo de tu pareja.
  • Tienes que andar siempre con cuidado debido a sus cambios de humor.
  • Dedicas mucho tiempo a pensar en qué estado de ánimo estará, y te centras siempre en sus necesidades.
  • Tu pareja pierde los nervios fácilmente y por temas de poca importancia.
  • Te ha pegado o casi pegado a ti y/o a tus hijos.
  • Tu pareja ha sido maltratadora en una relación anterior.
  • Critica a tu familia y amigos y/o dificulta que los puedas ver o que puedas hablar con ellos a solas.
  • Te insulta y amenaza a ti y/o a tus hijos.
  • Es celoso y te acusa de flirtear y de tener relaciones sentimentales con otras personas.
  • Habitualmente te cuestiona y critica delante de otras personas, sobre tu aspecto, tu vestimenta y tus habilidades como madre, entre otros temas.
  • Tus propias necesidades son ignoradas o minusvaloradas y es él quien toma todas las decisiones en la relación.
  • Te cuesta tener tiempo para ti, a solas. Cuando lo consigues, exige saber dónde estuviste y con quién.
  • Controla tu acceso a cosas como el coche, las finanzas familiares, la comida, el teléfono o internet.
  • Te ha obligado a hacer algo que realmente no querías hacer.
  • Te ha obligado a tener relaciones sexuales con él o con otras personas. Te ha obligado a participar en actividades sexuales que no deseabas.
  • Ha amenazado con deportarte, aludiendo a tu estatus de residencia.
  • Trata de controlar áreas de tu vida, como si trabajas y dónde, lo que ves y cuándo, lo que gastas, lo que te puedes poner, lo que ves y oyes por la radio o la televisión.
  • Exige conocer las contraseñas de tu cuenta de correo electrónico y de tus páginas de redes sociales.

Si después de leer esto crees que estás, o que podrías estar en una relación de maltrato, lee más sobre la violencia doméstica y averigua qué puedes hacer para mantenerte a salvo.

Digital Revolutionaries